martes, 23 de septiembre de 2008

Corridas

 
                                                 
                                                  
                                      La poesía no es la tempestad
como tampoco el ciclón
es
un río majestuoso y fértil
Conde de Lautreamont
                                    bajo la luna                                                                                                                 
haciendo lo que se puede
recorriendo los márgenes
que tocan de un sitio

a otro y que

vienen como se

vienen los chorros
de golpe sin

avisar como

si le hubieran
comido el timbre

los ratones
EL RÍO CORRE POR UNA GARGANTA ESTRECHA, NACÍA EN UN ARROYO
MUCHO MÁS ARRIBA EN UNA CUENCA REDONDA. ACÁ TODO SE RESECA
CON EL DOLOR DE CABEZA DE LAS MADRUGADAS, SÓLO SE VE LLEGAR

EL AGUA EN CUENTAGOTAS

de espaldas como si con agua

al río un se puede lavar

un gato estilete las palabras
se lame que éstas tienen
solo horada alguna chance

y las de seguir

se horas siendo

ríe
del mundo



2 comentarios:

pablo s. fernández dijo...

Hola Javo! Bueno como sabrás, de lo que es técnico en literatura no entiendo ni jota. Más allá de eso, las imágenes que gerera esta poesía me resultaron muy conocidas, ya que cabao de subir un dibujo que tambien hace referencia al río.
Muy bonito, te mando un abrazo

Pablin (te acabo de agregar a mis enlaces tambien)

El Poeta infertil dijo...

Pablo: pareciera que las cosas fluyen hacia lugares comunes y no me extraña. Tanto la palabra como la imagen se dejan fluir influyendo(nos).
En algún momento me prestarás una imagen para ilustrar algun poema y eso ilusiona.
Gracias por agregarme en tu página.
Abrazo.